37

miércoles, 26 de noviembre de 2008

 

Cero grados, esa es la temperatura que marcaba mi coche cuando volvía a casa, eran las 8 de la tarde, imagino que ahora ya estaremos a unos cuantos grados por debajo. Este año las bajas temperaturas se han adelantado un poco, los esquiadores estarán gozando. A pesar de vivir a una hora de las pistas de esqui, nunca me han llamado especialmente la atención, siempre he preferido el mar, la arena..., me gusta el sol, me gusta el calor..., tampoco lo tenemos tan lejos, en dos horas y media tienes playa y yo además tengo la suerte de tener dónde ir sin que me cueste un duro, un euro si modernizamos la expresión :P Cada vez que puedo, o cada vez que lo necesito, tengo que ir al mar, es un instinto de supervivencia mental, me relaja, me tranquiliza, me pacifica, regenera mis neuronas, aviva mis sentidos, desconecta mis alarmas. Desde que tengo uso de razón los veranos los he pasado en la playa. Puedo viajar, puedo conocer otras ciudades, hacer turismo.. pero si realmente quiero descansar no concibo ir a ningun sitio que no tenga mar. A pesar de lo que me gusta, le tengo un gran respeto, me ha dado mas de un susto el muy jodío, aún recuerdo una día de resaca, enredando en el rompeolas, de repente llegaron unas olas gigantes, me las vi encima, asi que me metí debajo del agua, pero la fuerza era tan grande que me dió la vuelta y perdí la referencia de la superficie, cuando conseguí incorporarme sólo me dió tiempo a ver la siguiente que, por supuesto, me rebentó encima, durante un rato fui dando vueltas sin tener ningún control sobre mi cuerpo, recuerdo perfectamente lo que sentí y lo que pensé en ese momento, me faltaba el aire, no podía levantarme, asi que me rendí y me dejé arrastrar, realmente pasó por mi cabeza la idea de que ahí se iban a acabar mis diassss, pero... al final la ola me dejó sentada en la arena mientras desaparecía y el mar se la llevaba de nuevo. Qué decir que las caras de mi acompañantes eran un poema :P lo mejor es que a pesar del susto en el cuerpo pensé, si no me meto ya en el agua dejaré que me gane el miedo, asi que al minuto estaba otra vez dentro. En fin, hoy por hoy me pienso mejor eso de entrar al agua como una loca cuando hay bandera roja ;) la edad, que me vuelve mas cauta supongo, creo que al final eso se refleja en todos los ámbitos de tu vida? o no? mmmm no se... ;)

5 comentarios:

Any dijo...

Yo también soy una enamorada del mar, con mil sustos encima... Pero que siempre vuelve a entrar, no por miedo a pillarle miedo, sino porque me siento como en casa cuando nado. Poco a poco fui perdiendo el pánico que mi hermano me contagió de monstruos marinos... Ahora soy capaz de perderme en el mar y no pensar en salir en horas, por profunda que esté.

En fin, siguiente entrega, y de hecho la última ya, que no hay punto de por medio :P

"Mais... ¿quen pensara...? Despois
xa non soupen que era delor;
soupen só que non sei qué me faltaba
en donde o cravo faltou,
e seica..., seica tiven soidades
daquela pena...¡Bon Dios!
Este barro mortal que envolve o esprito
¡quen o entenderá, Señor!..."


Non sei se recatarme cos biquiños se dis que non sabes qué facer con eles... :P Quedareimos ata que mos pidas...

Nono dijo...

¿Crees que nuestro signo de agua tiene algo que ver? por este amor al mar digo :) Asi que monstruos marinos... curioso, yo nunca pensé en ello, espero no hacerlo ahora jaja :P

Que penaa que ya se acaba el poema, a ver, porque con esta parte el traductor se ha vuelto un poco loco:
"Mas... ¿quién había pensado...? Después
ya no supe que era dolor;
supe solo que no sé qué me faltaba
en donde el clavo faltó,
y acaso..., acaso tuve soledades
de aquella pena...¡Buen Dios!
Este barro mortal que envuelve el espiritu
¡quien lo entenderá, Señor!..."
Genial..., esta parte es una mezcla de lo que el traductor ha entendido y lo que yo he cambiado por lógica, bueno así me parece que tiene más sentido, pero espero tu corrección ehhh ;)

Y no dejas de complicarme las frases, o este traductor se está volviendo tonto por momentos :P, porque tu última frase... no sabes si recatarte con los besos que digo que no se qué hacer con ellos?, que te los quedarás hasta que te los pida!!! eyyy yo siempre quiero besos :P, era una broma mujerr si sé perfectamente que hacer con ellos ;) jaja , pero bueno que si te los tengo pedir, pues nada, por adelantado te pido unos pocos en el próximo comentario vale? cuantos quieras y dónde quieras?? ;P
Billones de besicos pa ti niñaa :)

Arrítmica dijo...

A mi no es que me guste el mar.. es que yo soy mar! con turbulencias.. mar en calma.. humeda, salada.. impetuosa, transparente.
Soy mar..
Y siento como tu.
Un placer haber encontrado tus palabras.

Una más de la bollosfera dijo...

a mi el esqui tampoco me llama nada la atención, la primera vez que fui lo pasé tan mal, le di una segunda oportunidad pero creo que nunca mas......

cuidao con el mar y la naturaleza en general, no hay que subestimarla...

Nono dijo...

Arrítmica,
eres mar? eso me parece muy interesante :)
Gracias por tus palabras, es un placer que te hayas pasado por aquí.

Una mas,
no subestimo la naturaleza, o no lo hago ahora por lo menos ;)
Lo del esquí es que no me gusta nada, prefiero patinar. Ya tiene gracia que la única vez que me tocó algo en un sorteo fuera un equipo de esquiar je, lo bueno es que me lo acabé vendiento y me saqué una pasta :P